jueves, 24 de septiembre de 2009

Retrospectiva veraniega


Verano intenso y de contrastes. Quizá por eso fue el mejor. Dormir en el suelo nunca fue tan confortable, si tienes la mente ocupada y llevas todo el día de aquí para allá. Me quejaba entonces, pero tenía su gracia comer cus-cus día sí, día también, observando a toda esa gente yendo de un lado para otro, a veces ociosos, y con un té en una mano y otro en la otra para ofrecerte. Más de una vez y más de dos se fueron por el desagüe, pero siempre se agradecía el gesto. Nos sentíamos bien con toda esa gente cerca, por su hospitalidad, su bondad y sus ganas de comunicarse, aunque algunos no supieran ni una palabra de inglés o francés. Te das cuenta de que hay mucha gente allí abajo, que quiere ser como aquí arriba, que pueden, pero que no les dejan...


Y de un día para otro... del sofocante calor marroquí al fresco y húmedo clima gallego, al que ya echaba de menos. Aunque a veces no quiera escuchar, me llama esta tierra, que todos los años sirve de reflexión y de desconexión para mi mundo. Solo unos días, mejor para todos. Volver a ese bosque donde varias veces sonó la misma canción en mi viejo Shuffle, unas para bien, otras para mal. Pero siempre vuelves y sabes que ya ha pasado un año. Y te abruma contemplar tan de cerca el paso del tiempo, tan patente en ese instante.



Y vuelves a Madrid y te espera uno de los mejores viajes de tu vida. Londres. Tanta belleza por encontrar solo en las calles, paseando, cámara en mano. Cortesía al más puro estilo inglés y tiendas exquisitamente decoradas donde lo que pagas es el detalle. Encanto es la palabra, y te atrapa. Me doy cuenta de que la suerte está ahí para ti, cuando menos lo esperas, pero no tanto como esperas ni de la forma en que te gustaría. Ahí la tienes, escondida. A veces aparece y te sorprende, pero luego se vuelve a ir.



¿La misma yo o tres distintas? Nadie es quién para decirte que has cambiado. Solo tú deberías saberlo, y sí, es imposible que no haya cambiado esta vez.

De nuevo vuelta a la rutina, intentando hacer la pre-matrícula si me deja el servidor. Y si no me deja... quién sabe. Quizá yo, mi cámara y Nueva York.



1 comentario:

Nerea dijo...

y si lo vivimos juntas, mejor que mejor =D

A ver si me obligo a mi misma un día de estos a hacer mi propia retrospectiva....un verano así tiene que quedar inmortalizado de alguna manera.