jueves, 4 de marzo de 2010

Like a game


Lo asumo. En este mundo raro, el de arriba te pone puzzles que has de resolver. Depende de cómo reacciones ante ciertos estímulos, se te tratará después. Hay personas que aparecen de repente y si te dejas llevar demasiado, luego puede sonar un "¡¡¡MEEEEEEEEEC!!!" como si hubieras elegido la puerta incorrecta, la puerta que detrás tenía los tigres antropófagos.

Siempre en nombre de la felicidad. Haces las cosas en su nombre, para intentar siempre sonreir un poco más, o simplemente evadirte de ese problema que está sobre tu cabeza cual nubecilla gris tirando a negra. Siempre crees que el amor es la mejor forma de felicidad sin pararte a pensar en otras cosas. Y creo sinceramente que no es el mejor camino, pero sí el más fácil y rápido. Experimentar con amor es mejor hacerlo con gaseosa, está claro, pero es algo que en la vida real no se puede hacer. No vale probar cómo quedaría tu mezcla con otro líquido un poco más azul, como el de los anuncios de compresas. No vale porque no hay marcha atrás.



Haces. MEEEEEEEEEEEEEEECCC. Pierdes. Pero, ey, eres un luchador. Lo intentaste.



Sorry, try again.

5 comentarios:

Patri Tezanos dijo...

En cuanto a lo de las puertas con tigres antropófagos, no te preocupes:si algo nos han enseñado los Simpson -y no lo han hecho...- es que las películas de Rocky podrán ayudarte a elegir la puerta correcta.
En cuanto a la felicidad, esta actúa como un ideal: es un concepto tan grande y tan hermoso, tan atractivo, que todo el mundo corre persiguiéndolo sin darse cuenta de que, corriendo detrás de él, no se pierde por otros caminos que serían mucho peores.
El hombre, como ya no tenía que correr detrás de impalas para comer, tuvo que ocuparse en perseguir otra cosa, e inventó ese concepto para no tener que volver jamás a buscar más en lo que emplearse. Y esto nos lleva a determinar estar corriendo es lo que realmente le va procurando felicidad.

Quién sabe. Como ahora perri ya no tiene que ocuparse en correr detrás de su comida para comer, quizás se lance a la búsqueda de la felicidad, como hizo el ser humano; y lo veremos con una toga y sus peripatéticos caminando por la plaza de Dalí como si fuese el ágora.

Gelita dijo...

1-Si el hombre hubiera tenido que correr detrás de impalas para comer, se habría quedado con las ganas siempre xD

2-Démela.


Peeeeerro displicente

風神 dijo...

discreeepo contigo! no creo que intentemos todo por ganas de ser felices; si fuera por eso, nos dejaríamos llevar por lo que es más cómodo y más fácil en lugar de luchar por lo que queremos. Más bien creo que, lo que hacemos, lo hacemos por ilusión. La ilusión de tener a alguien a quien amar y que te ame, la ilusión de hacer lo que siempre has querido (un corto, estudiar cav...porque hubiera sido más fácil no hacer nada XD), la ilusión de conocer nuevas cosas, nuevos lugares...

Si es que somos como sims, tenemos nuetros intereses (románticos, de conocimientos, familiares, etc) y vamos a por ellas, cual maquiniiiillas ^^

Y después de esta super reflexión...

CAMEEEEELLO MEEEEEECHAAAA

Gelita dijo...

Qué gilipollez. La felicidad no es algo fácil de alcanzar. Eso que tú llamas "ilusión" es intercambiable por "felicidad". Es la misma jodida cosa. Y es difícil, por eso es nuestra finalidad/medio.

Patri Tezanos dijo...

Dame tu lengua, Loooocke.